jueves, 19 de abril de 2007

LAS CAUSAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES

En España pocos son los incendios forestales que se producen de forma natural, aunque este pequeño porcentaje (5 %) nos indica que los incendios no solo son culpa del ser humano.

Entre las causas naturales destacan los rayos de tormentas, sobre todo en la franja mediterránea, los fuegos debidos a erupciones volcánicas, históricamente frecuentes en la Islas Canarias, y aquellos causados por una combustión espontánea debida a altas temperaturas. Las causas, sin embargo, suelen ser de origen antrópico.

En nuestro país cada vez hay menos incendios con causas desconocidas, puesto que se destinan grandes esfuerzos a conocer el porqué de cada incendio forestal y existe para ello, desde 1968, la Base de Datos sobre Incendios Forestales (BDIF). Dichas indagaciones dejan claro que el 95 % de estos se deben a una acción humana intencionada o negligente.

Los seres humanos, al hacer un uso directo del fuego para crear nuevas zonas agrícolas o de pastos, al quemar rastrojos o al utilizarlo con fines recreativos (hogueras, barbacoas, etc.), pueden ser los causantes de graves incendios forestales cuando realizan dichas actividades de manera incontrolada.
De manera indirecta, el abandono de las actividades tradicionales a causa del éxodo rural hace que se acumule gran cantidad de combustible potencial en las primeras etapas de recuperación del bosque. También aumenta el riesgo de incendio en los bosques que antiguamente se aprovechaban con fines económicos y hoy en día están abandonados.

Mención especial merecen los incendios intencionados, cada vez más frecuentes, y cuyas motivaciones van desde venganzas hasta el mero gamberrismo.

En la página del Ministerio de Medio Ambiente podéis encontrar algunos datos de interés:

http://www.mma.es/portal/secciones/biodiversidad/defensa_incendios/